viernes, 22 de septiembre de 2017

ahí

en la cartera llevo papeles
pequeños, tickets
tarjetas de otros en donde abundan
detalles personales
número telefónico
correo electrónico
a veces alguna red social
papeles medianos
la factura demuestra
que algo hemos pagado
letras en mayúscula lo afirma
ser parte del sistema
que te deglute
están aquellos semidoblados
poemas a medio escribir
anotaciones para no olvidar
esa dirección donde se encuentra
el sueño fantástico
seña inconclusa
a la que posiblemente ignoremos
suele ocurrir que uno ignora
a pesar que los ojos se encuentran abiertos
es una cartera grande en donde se pierden
las llaves, varios juegos de lugares
en donde se es
y no
una cámara fotográfica como resguardo
para poner en marcha en el momento exacto
donde veo el mundo a mi manera
la bolsa naranja tela de avión (para las compras)
de tan mini simula ser una bolsa para las compras
enrollada
por momentos las circunstancias me pliegan
quedo presa
en los supermercados ya no hay bolsas de plástico
la billetera con fotos de dos afectos amor
rozan el documento de identidad
si te lo piden las fuerzas de seguridad en la calle
y no lo tenes, uy
estas en problemas
un libro ojeado en las esperas
pastillas de menta, pilas,
auricular sin uso
el dragón protector con cintas rojas
mirándote.
Pero el alma no está ahí.

martes, 12 de septiembre de 2017

para qué

Cuando veo el diluvio
azotando calles de Argentina
viviendas bajo el agua
y la televisión muestra el paso del huracán
en Estados Unidos
como única noticia
cuando miles de personas preguntan
donde está Santiago
y una voz desoyendo responde
“la campaña política se metió”
cuando a los pueblos originarios
los tratan con desdén
y un conductor en su programa
se encapucha
para cautivar a la audiencia
cuando ciertos intelectuales contemporáneos
quieren hacer creer que la palabra
es solo de unos pocos
demasiado humo flotando
de colores exaltados
opera corta
hasta crear su propio altar
cuando el hambre no es esa novela
de papel que leemos a medianoche
sino el drama que corroe entrañas
niños sin pan
ausencia de alimento
cuando mujeres día a día desaparecen
dementes las matan
no les importa nada
“Ni una menos” “Vivas las queremos”
cuando parar en una esquina en un banco
en una plaza frente a los ojos de todos
es encontrar personas durmiendo
cuando no hay luz ni gas
porque cortaron el servicio
ante la falta de pago
y todo es urgencia
una punzante imagen que nos desliza
detrás.
Me pregunto para qué escribo

miércoles, 6 de septiembre de 2017

NOS RESPIRA

la nariz humedece
por arte de magia
salen gotas a manera de estrías
desgastadas
es metódico como ocurre
una gota
tras
otra
primero es insignificante
cierta sensación de caños
tapados
secretos
una rotura ligera
sin darnos cuenta
suceden como horas
yéndose
confinando lo que fue
en el revuelto instante
es ahí donde caen con más fuerza
entonces los doctores le ponen nombre
sinusitis, migraña
qué es lo que come?
tiene gatos en su casa?
quizás a la fachada interna le cuesta
hacer borrón y cuenta nueva
quizás el corazón tiene alergia
y el alma llora
se moja

miércoles, 16 de agosto de 2017

TE QUIERO

eclosión
de colores
el deseo
impregnado en el aire
palabra
creada y no
torrente de mariposas
en el estómago
dimensión desconocida
un planeta
solo visto por nuestros ojos
enojos que nos toman prisioneros
cuando nos acercamos demasiado
paquete de papas fritas
que mi padre me obsequió
allá lejos, hace tiempo
y persiste su sal en mi recuerdo
ventana
semiabierta
en espera del bullicio de los pasos
lo que no se puede explicar
el canto de los pájaros
caminos
anchos
angostos
sinuosos
el no saber que somos
y el corazón extrañarte.
Te quiero

viernes, 11 de agosto de 2017

DE BARRIO

también soy una piba de barrio
camuflada en la gran ciudad
en donde nadie conoce a nadie
vivís en edificios y no sabes si tu vecino
es poeta ama de casa
desocupado
si compró en cuotas la felicidad
o no
vivir así te convierte
sos el mobiliario de la ciudad
ves al mundo  desde arriba del departamento
con macetas, algunas plantas
para hacerte a la idea de que algo de naturaleza tenés
al cielo lo pispeas a través de la protección del balcón
se ven pocas o casi ninguna estrella
a la luna la buscas
y a veces la encontras en shock
siempre estuvo
solo tenias que abrir la mirada
algo raro sentís  cuando cae la noche
y estás más sola que un hongo
por eso cuando aparece un pibe de barrio
la cabeza se convierte en calesita
como antes, cuando la sortija
era el premio mas preciado
esa felicidad de los pelos al viento
en la bicicleta
a toda velocidad

miércoles, 9 de agosto de 2017

EL AGUA DEL RÍO

Tengo cuentas para pagar
esos bultos moles
dinosaurios
un demonio reencontrado
cuando menos lo esperaba
infección que arrastra
come a los dientes,
pobrecitos,
no saben morder tiempos oscuros
fuerza, les digo
me digo
la pastilla es oratoria superficial
cuando el alma tirita
se oprime
escamas de piel mutan
es internacional
el presente
desperté
y te busco
sin relojes
¿qué haces con las palabras
en el río?

lunes, 7 de agosto de 2017

LA TORRE CAYÉNDOSE

yo soy pez
fuera del agua
tus ojos el espejo que no refleja
hay un león inmóvil
pájaro errante
que no puede abrazar
el niño está solo
corriendo
bajo las estrellas
abismo de puertas 
mi océano un manuscrito
a la deriva
mudo

viernes, 28 de julio de 2017

HOMBROS

amontonan los hombros
cada torsión ajena
como el edificio gigantesco
de una maquina electrica
quizás sea un lavarropas
dando vueltas
nosotros dentro
o al revés
cuando llueve hace cortocircuitos
son murmullos de almas
ruidos
un furtivo dedo opaco
viscoso en las hélices
los chupopteros reman sin descanso
el hambre de otra cosa se ubica
me hace temblar
nadie renta hombros

martes, 25 de abril de 2017

Cómo

Cómo escribir poesía
cuando veo que las palabras
salen de su boca
una bomba nuclear
estalla afuera
cómo separar, el ritmo en la lingüística
esa musicalidad de la que muchos hablan
cada Real Academia que aparece
con su vetusto dedo señalando,
del instante creador
de cuando uno es uno en soledad
cómo...
si afuera el mundo
está cayendo a los costados

sábado, 4 de marzo de 2017

DE HUMO

En una tarde algo nublada, con cierta agua de lluvia cayendo, alguien me habló de la actividad decididamente a full de los vendedores de humo.
En la portada de mi neurona cayeron fichas a rabiar. Plum ups. Vale decir que no me tomó por sorpresa. Todo lo contrario. En los últimos tiempos se fue compilando esa extraña sensación de estar frente a ilusionistas, algunos enroscados y unos cuantos escurriéndose.
Apareciendo nos convierten, a los cautos incautos, en implosión y se desvanecen. Quizás hay ojos que divisan las burbujas pacman a tiempo, ven el despliegue de la maquinaria desde un primer momento pero no avisan para evitar el impacto tan feroz.
Cuando la imagen escénica queda apenas congelada, en un borde transversal se impregnan los dimes y diretes de las acciones humanas. Aluvión en techos descascarados. Y las palabras sobrevuelan.
Se abren los brazos como queriendo tomar sin disimulo tantas frases que entran por un oído y no salen por el otro, quedan galopando en nuestro interior como la prueba más indiscutible de su existencia.
Sin embargo, para la humareda el único dispositivo que cuenta es el vicio estrategia, parecer, así como saltar escalones, la verborragia de cruzadas imperiales, ese pie sobre cabezas ajenas.
Acabo de ver a un vendedor, incluso se acercó atiborrado de contaminaciones coloquiales en donde fue repasando la longitud de su reinado. Su yo soy. No se derogan las imperfecciones de las filmografías, todo queda estampado. Hasta las palabras transitan amarradas a cierta agitada exhibición.
Me planteo si los vendedores se duplicaran como un plagio incesante, si el humo llegara a tener color, fosforescente y brilloso, como para poder darse cuenta a tiempo.
Es cuestión de que los pececitos de colores emigren de esa creencia que nos fue inculcada, de creer aunque y a pesar que todo demuestre lo contrario. Ya es hora de verlos disfrutar serenos en el agua del río. Que las visiones fluyan, y los rostros se muestren verdaderos y humanos.

viernes, 10 de febrero de 2017

ALGO

en la clavícula presionan
códigos morse
el esternocleidomastoideo se endurece conmigo
algo falla
lo sé
el cheque del alma en carne viva
no cancela deudas
demasiados banqueros trogloditas
exprimen disfrazados
venden descuentos
y muchos seres están solos
como lo estoy yo en esta noche de verano
el trueque es desigual
no hay inocencia
solo un espejo del tiempo acumulado
o sea, no se desata el nudo
algo falla
algo evoluciona para atrás
aquí la tierra gira más rápido
los días irrumpen hasta desviarse
en la madriguera colecciono libros
y libros
y mas libros
pocos rozan la torre
asusta
quizás soy un papel
un corazón a la intemperie
una pregunta vista a través de la cerradura
afuera el diluvio
y moscas pegadas

lunes, 6 de febrero de 2017

LAS DES-PALABRAS

Vueltas en el aire como una montaña rusa a punto de…Nosotros en el aire, cabeza abajo, al instante cabeza arriba, parados en el piso como si nada hubiera pasado, pero sucede, pasa. Es real.
Inestables son las palabras que no encuentran su propio valor y andan desperdigadas a la caza y a la pesca de algún incauto que las trague y vomite sin importarle demasiado el otro. Esas son las des-palabras, las infieles, las que no tienen memoria.  

sábado, 7 de enero de 2017

EN FRAGMENTOS

la ilustración es perfecta
desvanece el tiempo esfera
como quimera
ojos se clavan
en pájaros ajenos
el aire acondicionado es solo para algunos,
dicen,
los ventiladores son aletas
exportando calor
imagino los tiempos de la colonia
mientras tomo un cafe tibio
nunca puedo tomarlo caliente
es el corazón disfrazado
pudiste ver a tu sentimiento
en fragmentos?
hombres y mujeres marchan
abrazando
miles a la deriva
por cada espantapájaros que no escucha al otro
que lo ignora como el lobo feroz
la palabra se resquebraja
palabras averiadas
palabras rotas
pude ver a mi sentimiento
en fragmentos

GLACIARES AJENOS

senti
mientras cada orilla de rio
se fue convirtiendo
en tu glaciar
y atardece

PERO...

tal vez es irreal
cada concepto de la boca
para afuera
el compacto te quiero a pocas horas
de conocer pestañas
el compacto te quiero
pero...
ese pero arrogante
deslucido
pendiendo de un hilo
para cortar cabeza
labio
ilusión
por los altavoces
me sorprende la brisa continua
el rocio que nos va deshilvanando
como un mantra de arena
así